Saltar al contenido →

Metodología

CÓMO TRABAJO

Trabajo principalmente desde una perspectiva cognitivo-conductual, aunque también utilizo herramientas y técnicas de otros enfoques, adaptándome a las necesidades de cada persona, trabajando las dificultades de cada uno a nivel emocional, cognitivo y conductual.

La orientación cognitivo conductual se centra en el presente, es decir, en los problemas o dificultades con los que la persona acude a consulta, aunque sin dejar de conocer el pasado para poder entender mejor su historia de aprendizaje. Es decir, pone más énfasis en “qué tengo que hacer para cambiar” que en el “por qué”, sin dejar de conocer las causas que sean relevantes para aplicar un tratamiento adecuado.

Este tipo de terapia busca lograr el autocontrol y adquirir nuevos aprendizajes de comportamiento y pensamiento en la persona, para buscar ante todo, la mejoría de los síntomas. Está centrada principalmente en el cambio.

panuelos-barandilla-landSuelo utilizar dos o tres sesiones para evaluar el problema, una vez hecho esto, procedo a realizar un análisis funcional que después explico al paciente sobre cuál puede ser el origen del problema y qué factores pueden estar manteniéndolo. A partir de ahí, se fijan unos objetivos y comenzamos con el tratamiento, utilizando las técnicas, estrategias y herramientas necesarias para reducir el malestar y poder aumentar globalmente la calidad de vida de quién acude a mi consulta.

Durante el proceso terapéutico, se van realizando evaluaciones continuas sobre las dificultades, los avances y éxitos y las posibles recaídas que puedan surgir.

Todo ello, desde la aceptación incondicional a mis pacientes, sin establecer juicios, desde la total comprensión de todas y cada una de las cosas que la persona decida confiar en mí.

En muchas ocasiones, es normal que nos cueste contar toda nuestra intimidad desde el primer momento, cada persona necesita su tiempo y cada uno es libre de decidir qué y cuándo contar lo que le sucede. El ritmo de la liberación personal se establece cuando el paciente percibe un clima de confianza, seguridad y confidencialidad en nuestra relación. Cuando esta situación se da, iremos por el buen camino, por el camino del éxito terapéutico.

 

CUÁNDO ACUDIR AL PSICÓLOGO

esculturas-mar-p
No existe un criterio concreto sobre cuándo acudir al psicólogo. Existen tantas razones como problemas o circunstancias personales tengan las personas que solicitan ayuda.

¿No os ha ocurrido alguna vez sentir la necesidad de tener que desahogaros con alguien que no os conozca? ¿Sentir que por mucho que vuestros familiares, amigos o compañeros intenten ayudaros cuando pasáis por un mal momento, no consigáis superar el problema por el que estáis sufriendo? ¿Y que por más que tu intentes poner de tu parte para salir adelante o superar lo que te pasa, no lo consigas?

Pedir la ayuda de un profesional es una reacción normal, en mi opinión, un acto de valientes. Significa dar un gran paso en tu vida, darte cuenta de querer hacer frente a aquello que te preocupa, que te provoca malestar y te bloquea, sintiendo la necesidad de sentirte liberado, de buscar el camino hacia tu felicidad y sentirte bien con los que te rodean.